jueves, 13 de enero de 2005

Como el primer día... como el último

Te levantas de la cama aún sin mchas ganas de dejar a la más rexciente mejor amiga que has hecho: la almohada, te trasladas al baño a hacer lo que has hecho desde que dejaste de mojar la cama y aprendiste a aguantar, volteas hacia el espejo y la cara de idiota sigue ahí, también la de simpático, la de intolerante de mierda, todas, hoy hay algunas arrugas de sábana y recuerdas lo mucho que te caga usar sábanas... te desnudas y enciendes la radio casi como por inercia, sabiendo que no hay jabón que quite las ojeras... o sí?

Vestir con lo primero que esté a la mano, que no esté tan sucio y/o arrugado, rápida despedida de mamá y el traslado al lugar que dejaste de sentir tuyo hace unos días... la esperanza de verla y la realidad de que llegará muy tarde... Las personas en el transporte te inspeccionan, tú a ellos, sonríes para romperles el esquema y hacerlos voltear la mirada, hobby aún más divertido que escudriñar las profundas letras de la salsa que tocó hoy en el micro.

Fumas cual puta enamorada, como cada vez que estás en la escuela, los exámenes de nivel y un poco la envidia de no estar ahí... te preguntas cómo puedes estar rodeado de gente y sentirte derrepente tan solo, y tan jodido. No has dormido bien y se nota en el cuello tenso, la cara chueca (no muy larga, no muy feliz), odias profundamente a todos, todos y cada uno, decepcionado de las mujeres, de las que esperan a que su novio las corte, de las que no lo cortan por lástima, por que ya no tienen amor pero siguen ahí, las que vuelven con el peor por historias previas olvidándose de los malos tratos (antiguos y actuales), los que engañan a su amigo, los que esperan sin esperanza, los que se unen sin saber a ciencia cierta por qué... la soledad decide en muchos casos...

Y aquí estoy yo, igual o peor que todos ellos, jugando a querer cuando dudo a veces ser querido, queriéndolo todo y sin querer nada, esperando con distinta esperanza, vagos recuerdos y la ilusión del amor como promesa... sin querer comprometer al corazón, descubriéndome peor de lo que ayer estaba... el dolor de cabeza amenaza con ser migraña y ya no puedo más... no por hoy.

Carajo! estoy vivo, queriendo y dejándome ser querido, a pesar de las discontinuidades, tengo amigos, sin perro, la familia parece interesarse de cuando en cuando, tengo un blog donde puedo escribir boludeces como ésta... aún hay cigarros en la cajetilla, la noche es larga, y aunque de nuevo no duerma sé que mañana no podrá ser peor, ni más feliz.

El flako mix
Citlalmacuauhtécatl
In Lakech

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Si todos jugáramos a querer queriendo, este mundo sería otro. Sin esperar nada a cambio, así como jugando, habría que aprender a querer.
Un beso.
Andrea.

Mujer sin demonio... dijo...

La almohada siempre ha sido mi mejor amiga porque me acompaña en el vacío que queda en mi cama...

+oRLy+ dijo...

Hey!!! yo vine aki buskando el test.chismografo.sekundariano y no hay nada eh!!!

ke timo!!!

oiga ud siempre me saka chapitas kon sus komentarios...
=) gracias =)

muchas gracias =)

sabe ke se le aprecia...rete.harto

vayven dijo...

si pues aun cigarros en la cajetilla.... y yo gorreando cual mendíga!
un abrazo....CUANDO DIABLOS TE CONECTAS

vayven dijo...

y..... ahora como vayven hago que pase.... de alguna manera... talvez algun lector conocedor se enamore de mi. pronto aprendere a usar esto