miércoles, 10 de noviembre de 2004

Una de vaqueros...

...Ésta es la historia de un vaquero.. el vaquero Vil-y the Kid y la guapa Clarabella

Vil conoce a Clara, chica guapa y algo misteriosa, en ese momento no pasa nada, Vil anda asaltando trenes por otros rumbos..

Después el destino los junta, se comienza a forjar una amistad... ella está con un bandolero en ese momento

Vil continúa sus atracos por varios pueblos, de cuando en cuando vuelve donde Clarabella, para enterarse que ha dejado al bandolero en cuestión, para comenzar con un ladrón de ganado...

Vil, haciéndole honor a su nombre, se decide a probar suerte con Clara, ella es guapa, y él cree no ser tan feo...

El plan da resultado y se produce un acercamiento, Vil sufre de nerviosismo crónico... continúa en la lucha y al mismo tiempo se va (en cuanto esto sea posible), por su parte, Clarabella, ha terminado con el ladrón... para regresar con su antiguo amor (o ella así lo llama)

Ese antiguo amor resulta ser... algo dudoso, un minero? asesino? Vil piensa que es el tonto del pueblo... sólo el tiempo le dará la razón respecto a la última opción

Pasa el tiempo y Vil, enamoradizo como es, regresa por Clarabella, con intenciones dudosas pero sentimentales al fin y al cabo... siempre ha sido un vaquero amante del riesgo y la aventura.. y ésta no es la excepción

Clarabella al fin parece ceder, no del todo, pero ya hay más acercamientos, aunque se rehúsa a dejar a... (¿cómo ponerle a éste personaje?) Brutus lo llamaremos, por aquello de que, como su nombre lo indica.. es bieeeen bruto.

El tiempo sigue su curso, los acercamientos también, se empieza a vislumbrar algo así como enamoramiento (que se entienda, no es lo mismo que amor)

Vil secuestra a Clarabella un día, se dan cuenta que son compatibles, hasta se podría decir que felices.. juntos... Brutus manda tras ellos a una banda de compinches, todo en vano, los planes continúan y el secuestro, aunque de un día, resulta a la perfección.

Todo parece ir muy bien entre Vil y Clara, "miel sobre hojuelas" podrían decir algunos, sus allegados comunes, sobre todo... hasta que...

Brutus los descubre! en su momento no pasa nada, sólo los vió juntos, haciéndole honor a su nombre simplemente se la lleva... Vil empuña la pistola, no hay enfrentamiento, pero no le agrada la situación

Vil decide dejar a Clarabella, por salud mental y física (si bien Vil es hábil con la pistola, Brutus lo dobla en masa...)

Clarabella no parece dejar ir a Vil y lo provoca, hasta que éste, irremediablemente, vuelve a sus brazos (cabe mencionar que para este momento hay una clase de enamoramiento un poco más serio)

Y así... duran varios años viéndose, queriéndose, escondidos cual forajidos que son, Clarabella no deja a Brutus... so pretexto de... no saber, la cual será su única y siempre utilizada escapatoria: "no sé"

Y bien, así son las historias de vaqueros, uno que otro asesinato, cantinas, asaltos a trenes y bancos, atardeceres mientras el héroe se pierde en el horizonte... ésta tiene la cualidad de no tener final, por no conocerlo...

Se aceptan todas las colaboraciones al respecto

el flako mix
Citlalmacuauhtécatl
In Lakech




3 comentarios:

Anónimo dijo...

Te faltó el cantinero. Y el duelo. En las historias de vaqueros siempre debe de haber un duelo. "En este pueblo no cabemos los dos..."
Cosas de esas.
Un beso.

Anónimo dijo...

Querido Flako...

Què crees? Tu historia me parece divertidisima... pero ya utilice ese bonito nombre el de "Una de vaqueros Vol. 1,2,3 y 4" para hablar de mi primera vez al aire... frente a un microfono... pero fuera de ahì...

Buen post

Atenea o Minerva dijo...

por cierto he aquì los bonitos links para que veas que no tiene nada que ver... buen post por cierto... el tuyo que quede claro soy egocentrista la mayor parte de mi tiempo pero esta es la excepciòn...

http://minervaoatenea.blogspot.com/2004/09/una-de-vaqueros-vol-1.html

http://minervaoatenea.blogspot.com/2004/09/una-de-vaqueros-vol-2.html

http://minervaoatenea.blogspot.com/2004/09/una-de-vaqueros-vol-3.html

http://minervaoatenea.blogspot.com/2004/09/una-de-vaqueros-vol-4.html

Saludos desde el dilema de mi nombre y de mi vida